Estrés térmico en vacuno lechero I

27 julio, 2018
corderito-granja-agm
Granja AGM, innovación en leche maternizada por lactancia artificial
6 julio, 2018
estres-termico-vacuno-lechero-2
Estrés térmico en vacuno lechero II
7 agosto, 2018

La mejora genética en el vacuno lechero, sobre todo en animales de raza Holstein, ha dado lugar a animales de mayor producción láctea; pero a su vez, estos exigen una mejora en las condiciones de bienestar.

Los factores de bienestar, las condiciones ambientales (humedad relativa, temperatura y ventilación) pueden mermar el estado de los animales en el periodo estival, entrando en lo que es considerado y denominado estrés térmico.

Características

Los animales de raza Holstein encuentran su zona de confort térmico entre los 0º C y 24º C, pudiendo mantener su temperatura incluso a temperaturas de -10º C.

La problemática en nuestra región, está asociada más bien al exceso de temperatura ambiental, por lo que todos los esfuerzos se centran en la reducción de dicho estrés térmico.

Los mecanismos fisiológicos para eliminar el exceso de calor son:

  • Radiación, transmisión de calor entre dos cuerpos, del más caliente al más frío a través de ondas
  • Convección, transmisión de calor a través del aire que rodea al animal
  • Conducción, sucede cuando un cuerpo caliente entra en contacto con otro más frío, en las vacas ocurre cuando están en contacto con la cama
  • Evaporación, a través del aparato respiratorio, de la piel y por la eliminación de deyecciones

Mesura

La temperatura marcada por el termómetro no tiene por qué marcar la realidad de la sensación térmica del animal, por lo que, para poder determinar una valoración más exacta de su sensación térmica, se utilizan varios criterios:

  • Temperatura rectal
  • Frecuencia cardíaca
  • Frecuencia respiratoria

Para poder simplificar la medición en la década de los 60, se desarrolló el índice THI, que relaciona tanto la temperatura, como la humedad relativa.

Los valores a partir de los cuales es considerado estrés calórico, se sitúa a partir de 65, inclusive éste.

Consecuencias

Como norma general, los efectos del estrés térmico además de en una reducción en el consumo de alimento, se manifiestan entre otras, de las siguientes formas:

  • Reducción de la capacidad inmunológica del animal y por tanto, de la salud del animal
  • Reducción de la actividad reproductiva y por tanto, de la fertilidad
  • Reducción de la producción láctea y de su calidad
  • Incremento del riesgo de cetosis
  • Incremento del riesgo de cojeras

En el próximo capítulo, se definirán las posibles soluciones para reducir al máximo el efecto del estrés térmico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 6 =

ÁREA CLIENTES TRANSPORTISTAS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies