Ensilado y conservación de la pulpa prensada de remolacha

El ensilado como método de conservación de forrajes
16 noviembre, 2017
Las micotoxinas en rumiantes y alternativas en alimentación
15 diciembre, 2017

La pulpa prensada de remolacha  es una materia prima que se obtiene en el proceso de extracción del azúcar y que presenta unas características ideales para su ensilado.

  • Materia seca alrededor 27- 28 %.
  • Contenido en azúcares alrededor del 8 al 11 %.
  • Estructura esponjosa fácil de manipular y de pisar.

Como cualquier ensilado, la pulpa prensada de remolacha necesita unas mínimas condiciones para su correcta conservación:

  • Evitar el contacto con la tierra, que favorece el desarrollo de microorganismos no beneficiosos.
  • Mantener el efecto pisado del producto. Esto reducirá al máximo las mermas que se producen por una mala conservación, tanto durante la fermentación como al ser destapado.
  • No elevar el silo más de tres metros, debido a que carece de fibra lignificada que dé estructura y cohesión al producto ensilado. En caso de ser necesario, se puede mezclar el silo con paja picada u otro producto fibroso que le dé estructura.
  • Una vez pisado, rociar la superficie con cualquier acidificante inorgánico, lo que acidificará la capa exterior para evitar el crecimiento de microorganismos no beneficiosos.
  • Cubrir su superficie con film de plástico que lo proteja de los factores ambientales externos, poniendo sacos de arena sobre éste para evitar que se mueva.

Tras su conservación, viene la fase crucial de utilización que, para evitar pérdidas de producto, se deberá desarrollar de una manera adecuada siguiendo los siguientes consejos:

  • Aprovechar un frente de silo mínimo de 10-15 cm en invierno y 20-25 cm en verano. Si no se utiliza puede crear fermentaciones secundarias, perdiendo parte del producto. Si se reduce su consumo, debe rociarse algún acidificante inorgánico que permita su conservación.
  • Utilizar máquinas fresadoras o desensiladoras para su desensilado, evitando el uso de la pala del tractor que suele permitir la entrada de aire en el ensilado, dando lugar a fermentaciones secundarias
  • El postensilado es la fase en la que más pérdidas podemos tener del producto ya que el contacto con el aire provoca su contaminación. La única manera de reducirla es con un aprovechamiento continuado del producto.
  • El método de ensilado será correcto, ya sea en trinchera, en chorizo o en microsilo, siempre que se consiga un buen apisonado que reduzca al máximo la acción del oxígeno. En conclusión, el ensilado de pulpa prensada de remolacha es un método útil que ayuda a alargar la vida del producto, siendo importante tanto cumplir unas condiciones mínimas en el preensilado como una correcta utilización en el postensilado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 49 = 50

ÁREA CLIENTES TRANSPORTISTAS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies