Cómo hacer un correcto ensilaje de hierba

jornada-tecnica-betalia-1
I Jornada Técnica de Alimentación Animal de Betalia
6 junio, 2018
corderito-granja-agm
Granja AGM, innovación en leche maternizada por lactancia artificial
6 julio, 2018

El ensilaje es un método de conservación de forraje en húmedo, que aprovecha los excedentes y se planifica la recolección para su uso durante parte del año.

Las claves

La recolección en el momento adecuado y su correcta manipulación y conservación, serán las claves para determinar la calidad del producto.

El ensilado de hierba en zonas húmedas es una práctica muy extendida, que debería ser de bajo coste, cuestión muy discutible cuando la calidad de este producto es mediocre.

Se trata de una práctica muy presente en Galicia y en la Cornisa Cantábrica, pero debido a su alta variabilidad en la calidad, se deben definir una serie de pasos fundamentales -en ocasiones dependientes de las condiciones climatológicas- para obtener un buen silo de hierba.

Pasos para hacer un correcto ensilaje de hierba

Momento de siega

Depende del número de cortes a realizar, de la lejanía a las zonas de costa y de las condiciones climatológicas.

Por norma general, se suele dar un corte, sin embargo, en zonas costeras con temperaturas más estables a lo largo del año, el número de cortes pueden llegar a ser dos. En el caso de que sean dos o más cortes, lo ideal es dar el primero antes del espigado y el segundo tras la aparición de un 10 – 15 % de la espiga.

En el caso de un solo corte, optaremos por realizarlo tras la aparición de un 10 -15 % de espiga. La idea de retrasar el corte con la intención de obtener más kilos puede ser una buena estrategia para vacuno de carne, pero no de leche, ya que a mayor cantidad de kilos menor digestibilidad del forraje y por tanto, menor aprovechamiento y calidad.

Altura de corte

La altura de corte debería realizarse sobre los 6 – 7 cm. Con ello, reducimos el nivel de tallo, pero además reducimos el riesgo de contaminación por tierra que siempre favorece el crecimiento de microorganismos, como es el caso de Clostridium spp y Listeria spp, entre otros.

Ambos microorganismos, consumirán gran parte de la proteína del silo, mermarán la calidad del silo e incluso, pueden llegar a provocar ciertas patologías en el animal. Clostridium tyrobutiricum, provoca graves pérdidas económicas en quesos o elaborados lácteos. Por eso, es tan importante valorar el nivel de cenizas en las analíticas, dado que es un indicador del posible contenido en tierra del ensilado.

Contenido adecuado en materia seca

Independientemente de que sea en bolas encintadas (microsilos) o en ensilaje en trinchera, es fundamental que el nivel de materia seca sea superior al 25 % e inferior al 40 %.

Un contenido elevado en humedad dificultará a las bacterias responsables de la acidificación del silo, a tener una actuación rápida, favoreciendo el crecimiento de microorganismos no convenientes para su correcta conservación. Por tanto, un correcto pre-secado y acondicionado, siempre que las condiciones climatológicas lo permitan, son fundamentales para obtener un producto de buena calidad.

En el caso de que no se puedan dar estas condiciones, existen conservantes de silos, orgánicos e inorgánicos que permiten de manera artificial, acidificar y conservar el silo.

Picado del silo

El tamaño de picado de partícula no debe ser demasiado largo, lo ideal sería que se encontrara entre 2 y 6 cm.

Dicho tamaño lo determinará el nivel de pre-secado y la cantidad de fibra. Si el silo no es demasiado húmedo, el picado sería conveniente que fuera fino, así se asegura una correcta compactación y fermentación del silo, además de una óptima ingestión de materia seca por parte del animal.

Contenido en azúcares

El momento ideal de siega es en las horas centrales de sol, dado que la planta presenta un mayor contenido de azúcares. Estos azúcares son el sustrato alimenticio de las bacterias responsables de producir los distintos ácidos que ayudarán a reducir el pH del silo y por tanto a favorecer su conservación.

Si el contenido de la planta en azúcares es bajo, se producirá una mayor competencia entre microorganismos, lo que dará lugar a un mayor riesgo de mala conservación.

En determinados forrajes pobres en azúcares como la alfalfa, o cuando los días de ensilaje son nublados y oscuros, se puede añadir pulpa de remolacha prensada a razón de 50 kg por tonelada de hierba o melaza a razón de 6 kg por tonelada, para rectificar la carencia de azúcares y favorecer así su acidificación.

Sellado o encintado del silo

En el caso del silo en trinchera, lo ideal es trabajar con un tamaño de picado que no provoque una excesiva pérdida de efluentes o lixiviados y que favorezca una buena densidad de compactación, aproximadamente de 600 kg de materia fresca/m3, con un 30 % de materia seca, aproximadamente.

Por tanto, no solo influye el tamaño de la maquinaria responsable del apisonado, sino todas las premisas comentadas anteriormente teniendo en cuenta que el objetivo es eliminar la mayor cantidad de aire posible a través de la compactación. El proceso de ensilaje no debe durar más de 5 días.

En el caso del encintado en rotopacas, la caída de pH es algo menor por el picado que se hace del forraje. Por tanto, es recomendable no ensilar con niveles de materia seca inferiores al 28 % y una vez empacadas, colocar de manera vertical para facilitar la precipitación de los efluentes.

En definitiva, todos estos pasos pueden ayudar a mejorar la calidad del forraje de hierba, reduciendo así pérdidas y mermas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + = 24

ÁREA CLIENTES TRANSPORTISTAS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies