Beneficios de los piensos líquidos en vacas lecheras de alta producción

11 abril, 2018
Pulpa de remolacha en rama, una herramienta nutricional para ganadería
8 marzo, 2018
betafos60-granjaAGM
Lactancia artificial en pequeños rumiantes
7 mayo, 2018

Las dietas convencionales de los rumiantes de leche, contienen entre un 5 % y un 10 % de azúcares. Tradicionalmente la adición de azúcares externos en base a melazas, se realizaba con el objetivo de mejorar la palatabilidad y reducir la presencia de polvo, sobre todo en raciones secas. Por otro lado, se sospecha que, con este aporte extra de azúcares a la dieta, se favorece una mayor producción de ácidos grasos volátiles que favorecerán la síntesis grasa, pero que seguirán controlando el riesgo de acidosis que se pueda ocasionar.

Si queremos tener un buen arranque de lactación sobre todo en vacas lecheras de alta producción, se debe maximizar la ingestión de materia seca desde el periodo preparto hasta los 150 días de lactación.

La estrategia de alimentación

La estrategia de alimentación pasa por aumentar la ingestión de materia seca en las vacas en el periodo de transición. Con esto, se consigue reducir los problemas en el preparto, un pico de lactación mayor y un mejor inicio de la producción de leche al comienzo de la lactación.

Varias son la estrategias a seguir en animales durante el período de transición, debido a la alta demanda de energía que experimentarán los animales en arranque de lactación, la utilización de azúcares y fibras solubles constituyen un complemento ideal para dietas en dicho período.

Las fuentes de azúcares

Antes de señalar las posibles fuentes de azúcares, habría que definirlos como la fracción de carbohidratos no estructurales solubles en agua. Como fuentes de azúcares más habituales están, las melazas de caña y remolacha, siendo la diferencia entre ambas la composición en azúcares (melaza de caña presenta un 65 % de sacarosa, 15 % de fructosa y 15 % de glucosa y la melaza de remolacha presenta el 98 % en sacarosa y el 2 % en glucosa).

La utilización de melazas

La utilización de melazas, siempre que la incorporación de azúcares se sitúe entre el 5 y 7,5 % , creará unas condiciones en el rumen que incrementarán la digestión de la fibra de la dieta. Debido a esto, la repleción del rumen se reduce y las vacas pueden aumentar la ingestión de materia seca.

Para ello debemos contar en la granja con, forrajes de alta calidad, hacer un manejo adecuado del ensilado para lograr una correcta fermentación, utilizar tecnología que aumente la ingestión de materia seca (carros mezcladores) y suministrar azúcares a las vacas de alta producción.

Por lo general, se observa un menor apetito en las vacas en el periodo de transición, y ello lleva a un mal inicio en la producción de leche tras el parto, lo que va a condicionar la posibilidad de llegar a altas producciones: 45 kg de leche y día.

Cómo optimizar la producción de leche

Para optimizar la producción de leche de las vacas adultas, hay que comenzar el trabajo cuando las vacas se encuentren en el período de secado para conseguir que las vacas consuman, según el peso del animal, entre 10,5 y  14 kg. de materia seca al día durante el período de preparto. Todo ello, favorecerá una mayor capacidad de ingesta tras el parto y minimizará la pérdida de  condición corporal durante los primeros 30 días de lactancia. La pérdida excesiva de la condición corporal durante las primeras dos semanas de lactancia puede dar lugar a problemas de cetosis, ocasionada por la excesiva movilización de las reservas grasa del animal que tienen como consecuencia una alteración de la función hepática.

Es recomendable, por tanto, que la capacidad de ingesta de los animales durante el periodo de secado sea elevada, para conseguir la máxima ingestión en los primeros 28 días de lactación.

Otra de las propiedades de los piensos líquidos es su capacidad de homogenización de la ración unifeed, reduciendo la capacidad de selección de los animales, sobre todo, cuando la calidad o el picado del forraje es mediocre y los animales tienden a separarlo.

Esto dará como resultado unas mejores condiciones en el rumen y que haya un menor riesgo de sufrir acidosis, además de una mejora de la digestibilidad de la fibra.

Fuente: Emanuele S. (2017): Quality Liquid Feed. Inc.

Conclusiones

  • La melaza reduce la cantidad de partículas largas que quedan en el comedero
  • La incorporación de agua es menos efectiva que la incorporación de melazas
  • El suero de leche estimula el consumo de partículas más pequeñas a costa de las partículas más largas
  • Las pruebas realizadas en explotaciones de vacuno de leche han demostrado que alimentar con una dieta baja en almidón, alto contenido de azúcar y fibra soluble a las vacas en pre-parto aumenta la ingestión de materia seca, llegando a pasar de 14,5 kg (incluyendo 4 kg de paja de trigo) a 15,9 kg (con 5 kg de paja de trigo)

Fuente: Broderick G. A. (2008): J. Dairy Sci. 91:4801–4810 Reemplazando almidones por azúcares en raciones de vacas en lactación aumentan la ingestión de MS y de FND

  • Estos ensayos demuestran que proporcionar un suplemento líquido en base a melazas durante el periodo de transición y en el periodo de lactación estimula la ingestión de materia seca en las vacas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 7 =

ÁREA CLIENTES TRANSPORTISTAS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies