Alimentación de rumiantes: alternativas nutricionales

20 septiembre, 2018
stimel-almendros-betalia
Beneficios de Stimel en el cultivo del almendro
17 septiembre, 2018
Uso y valorización de coproductos y nuevos productos de la industria azucarera en la ganadería ovina
24 septiembre, 2018

La base alimenticia de cualquier rumiante de producción está constituida por una base forrajera, en forma de pastos, henos o ensilados, e incluso la combinación de varios de estos. Un concentrado que suple las carencias energético-proteicas del forraje, además de aportar los minerales y vitaminas necesarios y por último y no menos importante, agua.

Existen complementos nutricionales que pueden mejorar o afinar la forma de presentación de la ración e incluso, su calidad.

De las múltiples opciones presentes en el mercado, nos centraremos en el uso de melazas y compuestos constituidos por la combinación de melazas con derivados proteicos.

Justificación

Se trata de un alimento eminentemente energético, pero en ocasiones es combinado con fuentes proteicas, constituyendo un alimento que puede alcanzar hasta el 40% de proteína bruta, el aporte de energía lo realiza en forma de azúcares, permitiendo así, trabajar en dietas con una menor concentración de almidones.

Estos azúcares, tienen una alta velocidad de degradación en rumen, lo que permite una generación de proteína microbiana importante, debido al incremento en el flujo de microorganismos.

Aplicabilidad

Su uso tradicionalmente ha estado relacionado, como materia prima para favorecer la granulación en piensos compuestos, también ha sido de gran interés usarlo en raciones unifeed sin humedad, porque reduce la capacidad de selección del animal, además de incrementar su apetencia, ya sea húmeda o seca la ración.

Favorece además el incremento de consumo en determinadas condiciones.

De gran interés

Pero existen otros sistemas que permiten su utilización como pienso líquido en combinación con el aprovechamiento de forrajes, orientado a ganadería extensiva.

El suministro se realiza mediante unos bebederos específicos que evitan la sobreingesta de producto, este tipo de sistema puede tener una doble utilización.

En el caso de ganaderías del norte, favorece la sincronización teórica de la proteína del pasto con la energía de rápida disposición que proporciona la melaza, permitiendo raciones que no necesitan de ningún suministro de concentrado extra.

Por otro lado, en ganaderías de alta montaña o del sur, donde existe una gran oferta de rastrojos de cereal o de pasto lignificado, su suministro nos permite el mantenimiento del animal con ligeras pérdidas de peso que pueden ser evitada, con la administración de un concentrado sencillo, como puede ser la remolacha en gránulo.

Un objetivo a corto plazo podría ser el suministro de estos productos en depósitos de agua en el campo, previamente diluidos en el agua de bebida, con el objetivo de reducir el uso de concentrados en épocas de carestía, donde la calidad del pasto pueda ser pobre.

Conclusiones

La melaza y sus posibles combinaciones constituyen no sólo un complemento de las actuales raciones unifeed, sino que puede constituir la base alimenticia en ganadería extensiva para aprovechar los recursos forrajeros al máximo.

A día de hoy, su suministro se realiza a través de comederos específicos, pero en un futuro, no sería descartable su suministro directamente en el agua de bebida, dosificando la cantidad en función del consumo del animal.

Más información: Beneficios de los piensos líquidos en vacas lecheras de alta producción

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 3 =

ÁREA CLIENTES TRANSPORTISTAS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies